Misioneras De Cristo Jesús

¿Y si todo el año fuera navidad?

NAVIDAD EN JAVIER
Toda Navidad empieza por el Adviento y nosotras aquí en Javier haciendo el club de lectores, estábamos comentando que es un tiempo de esperanza y qué signos veíamos de esa esperanza.
Encarna Hualde (que antes corría por Cochabamba en su moto, lo mismo llevando a un médico que a un enfermo y ahora no se puede mover de la silla de ruedas) nos dijo: ”a mí me sorprende que, a pesar de cómo me encuentro, TENGO MUCHA PAZ”
Esa Paz es la expresión de lo que se ha vivido este año en Javier.
Estaba escrita en la capilla y en distinto lugares de la casa.
– Una Paz en relación con lo que escribió Alfonsine sobre ella en el boletín, una Paz que es presencia de Cristo en las hermanas.
– María Salud dijo que para ella es un signo de esperanza la unión que encuentra entre nosotras y todas se adhirieron a este signo.
Pues sí esa unión se vive y se respira en muchos detalles de cariño y ayuda mutua, lo cual no quiere decir que no haya dificultades, porque decía un santo jesuita amigo nuestro que: “Todos tenemos derecho a cinco manías, con tal que no molesten a los demás” y lo malo es a veces
tenemos una que sí molesta…. Pero, (dificultades aparte) en Javier hemos vivido la Navidad CON MUCHA PAZ, CON MUCHA UNION Y EN CONSECUENCIA CON MUCHA ALEGRÍA.
LA PAZ es el resultado del signo de esperanza, que yo veo en todas y es LA ACEPTACIÓN CONFIADA DE NUESTRA REALIDAD. Es lo que tanto se medita en Adviento sobre el SI de María. Y lo que el Papa nos ha destacado en su última Exhortación SOBRE LA CONFIANZA con motivo del centenario DE SANTA TERESITA.
La UNIÓN se vive en muchos detalles porque todas ponen lo mejor de su parte: Loli Gómez en el adorno de la capilla, Tere Esteban y Maite en la rica cena, Teresita Ríos en el regalo a cada una de un Belén hecho de avellanas, nueces o cacahuetes.
LA ALEGRIA que brota de todo eso es una alegría serena, sin mucho ruido, aunque sí cantamos villancicos en la capilla y después de la cena. No podía faltar: ”Ese precioso Niño” recordando a María de Borja.
El día 26 nos visitaron Galo y su esposa (hace tiempo voluntarios en el Congo) con hijos y sobrinos para alegrar la mañana con muchos villancicos.
En todas partes durante el Adviento las ciudades se llenan de luces y llegan muchas tarjetas y regalos de amigos deseando “Felices Navidades”, Aquí en Javier también hemos recibido felicitaciones y regalos de muchas personas que nos quieren.
Porque los deseos de todos y todas se han cumplido en esa Luz, esa Paz, esa Unión y alegría vividos; la palabra que resume nuestra Navidad es AGRADECIMIENTO.

Carmela Taravillo

Deja un comentario

es_ES